capacidad minima

sábado, agosto 13, 2005

LA VIOLENCIA EN LOS DIBUJOS ANIMADOS








El dibujo animado ha dejado de ser una compañía divertida y enriquecedora para el público infantil que ahora queda expuesto a los manejos más inescrupulosos, a los mensajes más contaminados y a las elaboraciones menos armoniosas. Por eso, es importante estar atentos a qué tipo de "dibujitos" enviamos a nuestras criaturas, creyendo que por mirar un canal para chicos, están salvaguardados de abominables personajes, cargados de violencia, de características ambiguas, conductas antisociales y, hasta muchas veces, de extraños contenidos sobre la sexualidad.
Con trazos decididamente orientales, el dibujo animado japonés le ha ganado un amplio espacio al "mono" y a las historias ocurrentes, creativas, cómicas y coloridas que planteaban productoras como las de Walt Disney o Hanna Barbera, en clara representación de lo debería ser el producto para ese pequeño gran destinatario que es el niño. El dibujo japonés, quizás como el inadvertido heredero de la Segunda Guerra Mundial, cambió el concepto de las historias, de los personajes y los cargó de agresividad, les incorporó armas de fuego, situaciones bélicas, víctimas sangrientas y hasta cuadros repugnantes en los que el asco es llamado a escena.

Ahora me inclinaré hacia el otro plano en cuestión, es decir, la hostilidad que generan estos dibujitos animados, no tan solo en los niños sino también en los hogares de ellos mismos y también, el rol fundamental que desempeñan los padres en todo esto. Porque ellos también tienen mucho que ver con lo que consumen sus hijos. En primer lugar, se podría decir que estos dibujitos animados, tienen un efecto de adicción.Por lo tanto, si esto no es controlado por los padres, o un adulto que esté a cargo de la criatura, los hará manipulables de estímulos violentos. Los niños hoy en día pasan gran parte del día solos. Esto puede suceder por diferentes causas –primero porque los padres trabajan los dos y no tienen un mayor atento para que pueda observar qué consume su chico por televisión.
Porque hay madres que dejan librado al azar lo que el niño quiere ver en televisión, sin saber si él está en condiciones o no de ver cierto tipo de programas. Entonces nos preguntamos, ¿dónde están los límites o dónde un padre debe poner límites?
Cuando se sabe que ocurrieron varios casos de muertes de niños en los últimos tiempos estamos ante una dolorosa realidad. Porque quisieron imitar a Pokémon, tirándose de la ventana -casos que también han llegado por lo tanto a la justicia- Cabe entonces tratar de frenar este tipo de violencia.
Sabemos que vivimos un comportamiento social que roza lo extremadamente peligroso, porque hay una importante cantidad de chicos que se nos van de las manos. Por lo tanto hay que evaluar las consecuencias psicológicas, que pueden afectar muy mal a un niño.
Porque se quiera o no, las escenas de violencia de estos dibujitos animados afectan y mucho la psiquis de ellos mismos.

así que atención a todos los padres con estos "inofensivos" personajes que pueden transformar a nuestros niños en los demonios del mañana

2 Comments:

At 7:38 p. m., Blogger GoNzO said...

La necesidad de trabajar de muchas parejas y asi poder darle TODO a sus hijos, ha generado q la cajita boba termine siendo la NIÑERA. Claramente se hecha de menos programas como Plaza Sesamo, o el Cachureos donde el Sr Lapiz dibujaba, o al Prof Rossa (Uppsss, se me noto el Carnet parece, jajaja) pero siempre han existido situaciones de riesgos para los niños y es ahi donde los padres deben sentarse con los hijos a ver tv y explicarles q tan solo son Monitos Animados....

 
At 1:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

laviolencia esta en tom y jerry,en hora de aventuras buf,en las de hoy en dia no encuentras nada mas que violencia....

 

Publicar un comentario

<< Home